Soy Carmen Cuenca…

Soy Carmen Cuenca y os voy a hacer un pequeño resumen sobre mi vida:

Soy de la generación del 77, la que jugaba a la comba, al elástico y de las que tenía que volver a casa al encenderse las farolas de la calle.

Cuando me preguntaban qué era lo que quería ser de mayor yo siempre decía… Neurocirujana 

¿Por qué? Desde bien pequeña entendía que había gente que no era feliz y mi forma de ayudarles era… hacer un transplante de cerebro, sustituir un cerebro dañado (triste) por otro en perfecto estado (feliz) ¡No  dejeis que vuestros peques vean Franquenstein¡

Conforme fuí creciendo me di cuenta que era un poquito complicado. ¿Y si en lugar de abrir la cabeza les ayudo a abrir la mente? Ahí es cuando tome la decisión de estudiar Psicología

Carmen Cuenca

Carmen Cuenca, de alumna ejemplar a adolescente problemática…

Durante mi infancia mis compañeros me catalogaban como una de las «empollonas» de la clase, siempre en primera fila y con unas gafotas heredadas. Con la ropa me pasaba igual, a pesar de que me llevo con mi hermana casi 7 años, así que iba simpre vestida un poco retro.

El paso por el instituto no fue nada fácil. Entré siendo de las mejores de la clase y terminé como repetidora. Aún así, conseguir llegar a la Universidad. (Cuando esté preparada os contaré mi experiencia en el blog).

Carmen Cuenca, la estudiante de Psicología…

Carmen Cuenca

A pesar de todo, conseguí entrar en la Facultad de Psicología de la UMA.

5 años después y con mi título en mano, comencé a buscar una oportunidad de conseguir mi sueño. Hay quien se preguntará ¿y por qué no antes?

Mientras muchos de mis compañeros de clase pasaban parte de su tiempo participando en actividades de voluntariado, aprendiendo y dándose a conocer, en casa teníamos una situación complicada, llegó el Alzheimer de mi abuela, después el de mi abuelo y decídí volcarme en mi familia mientras estudiaba, sólo era un apoyo para mi madre, pero, en esos momentos era lo que necesitaba.

¿Qué es lo que pasa cuando cuidamos y cuidamos?

Que nos abandonamos. En plenos exámenes del ultimo año de carrera mi madre cayó enferma, recuerdo perfectamente que estaba estudiando para el examen de Psicología de los Servicios Sociales cuando recibí la llamada. Dolor, impotencia por no poder hacer nada y por no poder estar ahí para apoyarla en esos momentos de su enfermedad (no podía dejar sola a mi abuela con Alzheimer)

Afortunadamente un mes después, ella estaba recuperada sin secuelas. Pude presentarme en septiembre a los exámenes y ya era oficialmente una Psicóloga TITULADA.

Carmen cuenca, la incansable buscadora de empleo…

Pensaba que con ese título iba a poder ayudar a muchas personas, pero me topé con la cruda crealidad, el tiempo iba pasando y a pesar de seguir estudiando y estudiando no llegaba mi oportunidad.

Me presentaba a cientos de ofertas de empleo, entregaba tanto en mano como por portales de empleo miles de currículums.

Trabajé de muchas cosas, de monitora de ocio familiar (llegué a retransmitir carreras de camellos), camarera, como auxiliar de farmacia…

Seguía y seguía estudiando, que si un master e Recursos Humanos, otro de Igualdad y Género, seguía y seguía estudiando.

Recogiendo los frutos…

Cuando estaba a punto de tirar la toalla, me llamaron del Servicio Andaluz de Empleo para hacer una entrevista en una asociación. Me puse a indagar sobre ella y se trataba de una asociación de mujeres con discapacidad con orientación feminista. No me lo podía creer, era un puesto a mi medida. Feliz como una perdiz, en mi salsa, pero un sueño de duración determinada. ¡No podía ser perfecto!

Durante unos años estube enlazando diferentes proyectos (sobre violencia de género, discapacidad, empleo, empoderamiento…), pero comenzó la crísis en España y éstos cada vez eran de menor duración. Ademas, los retrasos en los pagos de las subvenciones por parte de las entidades públicas, hacían que todas las asociaciones comenzasen sus proyectos durante los últimos meses del año.

Para que os hagais una idea, podría estar 3 meses trabajando literalmente de sol a sol y llegaba el 1 de enero con 24 horas libres, fue un momento caótico de mi vida. 

Carmen Cuenca, miembro independiente de Herbalife…

Herbalife

Durante esos momentos de frustración, la presidenta de una asociación con la que colaboraba, me decía continuamente de quedar con su hija médico, para que me explicase cómo podía ganar dinero con Herbalife, pero yo no le hacía caso, no quería abandonar mi sueño.

Poco a poco dejé de soñar, trabajaba triste y totalmente desmotivada, así que, cuando volvió a insistirme sobre la oportunidad de ganarme un ingreso extra, acepté!

Quedamos en un Centro Comercial, allí estabamos las 3. Su hija me explicó todo lo que yo podía conseguir, pero tenía tal frustración que no le hice ni caso.

Cuando llegué a casa, me senté delante del ordenador y me registré como miembro Asociado de Herbalife.

Carmen Cuenca, mamá de dos pequeñas y empresaria desde casa…

Hace ya varios años de ello, comencé con muchos miedos, con dudas… Yo no lo sabía, pero estaba saliendo de mi zona de confort hacia la zona de aprendizaje. Quien haya pasado por ahí sabe lo que supone. Quien todabía no haya pasado, le recomiendo que de el salto. 

Durante estos años me ha dado tiempo de ser madre de dos pequeñas y traviesas niñas, algo que pospuse durante años porque nunca veía el momento ideal de ser madre. 

Mi bimaternidad me ha servido para comprobar que nuestro programa de nutrición funciona, no solo porque tenemos el mejor producto del mercado, sino por el método de negocio que posee la empresa. Aprender a llevar un estilo de vida saludable y activo, enseñar a otras personas a hacer lo mismo, el asesoramiento y el seguimiento personalizado que hace cada distribuidor independiente marca la diferencia en los resultados de las personas que confian en nosotros.

Y todo ello a mi ritmo, sin descuidar a mi familia, a mi circulo más cercano. En esta empresa elegimos al ritmo que queremos ir, unas personas deciden correr como ferraris, enfocándose al 200% en el negocio, otras en cambio, deciden recorrer el camino hacia el éxito más de una forma más tranquila y sosegada. 

Paquete de 3 días Herbalife
Carmen Cuenca
Paquete de 3 días Herbalife

Carmen Cuenca y su evolución empresarial…

Ahora me siento segura, sé que mi futuro depende exclusivamente de mí y no del jefe o proyecto de turno. Pero lo más importante es la satisfacción de poder ayudar a otras personas a conseguir su mejor versión, no solo física, sino emocional y mental. Es fundamental cuidar nuestro cuerpo para tener salud y sentirnos bien, pero, no nos podemos olvidar de nuestro intelecto, de aprender nuevas habilidades que nos hagan mejores personas, y, sobre todo, no nos podemos olvidar de nuestras emociones. Lo más importante en esta vida es nuestra felicidad. ¿No os parece? Pero, para ser felices, necesitamos trabajar diferentes áreas de nuestra vida, y, esa es mi función, a la vez que enseño a cambiar los hábitos nutricionales de las personas que deciden confiar en mi, me centro en el resto de áreas que nos aportan bienestar, seguridad y crecimiento.

Mas cositas sobre mi:

Son muchos proyectos los que estoy llevando a cabo:
 
¿Quieres saber conocer otra faceta sobre mi?
Pásate por: https://www.atiempomama.com/
¿Quieres mejorar tu nutrición o formar parte de mi equipo?
 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0